Todo fan del deporte, y especialmente los que somos fanáticos del tenis, conocemos y admiramos a Novak Djokovic –a pesar de que en algún momento ha puesto en apuros a la armada española–. Ahora bien, ¿recordáis su rendimiento deportivo antes de llegar a lo más alto? Muchos hemos dicho alguna vez en su etapa en 2007 (cuando estaba en el top ten pero le faltaba algo para hacerle frente a los mejores del mundo) que cuando pedía tiempo para que le atendiera el equipo médico era para poder descansar y descentrar a sus adversarios. Sin embargo, en su salud y rendimiento deportivo algo no iba bien.

“Había algo en mí que no funcionaba, que afectaba a mi salud. Algunos lo consideraban una alergia, otros decían que era asma, y aun otros aseguraban que no estaba en forma. (…) Practicaba por las mañanas y por las tardes, levantaba pesas, montaba en bicicleta o corría durante varias horas al día. Es absurdo que estuviera en baja forma.”

En su libro “El secreto de un ganador” nos narra cómo cambió de rutinas de ejercicios, de preparadores físicos y hasta, incluso, que pasó por el quirófano para poder respirar mejor. Pero no podía conseguir estar en un estado físico óptimo para el tenis profesional.

¿Cuál fue su punto de inflexión para poder ganarlo todo, ser el número 1 del mundo y una pesadilla para todos los tenistas del circuito? ¿Cómo alguien que tiene gran técnica, buena preparación física y que cuida su capacidad mental puede tener esos problemas? ¿Qué factores pueden estar pasándose por alto?

Su problema fue, según describe en su libro, una parte de su sistema nervioso autónomo que lo dejaba vulnerable y sin las capacidades de adaptación o regeneración del tejido. Algo que es necesario para poder competir al 100%.

“La clave de la regularidad es tener la capacidad de recuperarse rápidamente de un partido a otro. Yo ganaba un torneo, y luego fallaba de manera inesperada en el siguiente; ganaba un partido épico, y luego tenía que retirarme a mitad de la siguiente ronda.”

En el capítulo 3, Novak describe la persona que se puso en contacto con él para realizarle unos test con el fin de hallar su problema. Fue el doctor Cetojevic quien le aplicó unos test de kinesiología aplicada donde, por medio de los músculos y aplicando una serie de estímulos específicos al cuerpo (inputs), acabaron encontrando su problema. El intestino de Novak Djokovic estuvo sufriendo años,  recaudando sangre de su cuerpo y del resto de sistemas para poder enfrentarse a la inflamación que le producía su intolerancia al gluten y a los lácteos. El problema lo tenía diariamente y no se daba cuenta, sus padres trabajan en una pizzería que ahora hace las pizzas sin gluten. El cambio en su alimentación fue el billete para llegar a lo más alto.

El resto de la historia ya la conoces, lo ganó todo.

En su libro es posible encontrar algunas ideas novedosas e importantes que yo personalmente comparto:

  • El sistema nervioso autónomo (vísceras, glándulas, vasos sanguíneos, captores posturales, etcetera), si tiene problemas, puede predisponernos a lesión y a bajar el rendimiento deportivo.
  • Una mala alimentación daña a la larga nuestro sistema nervioso autónomo y de la misma manera nos predispone a perder salud.
  • El sistema musculo esquelético puede no estar dando todo su rendimiento porque hay algo más importante que combatir dentro de nuestro cuerpo (si estamos malos, con una inflamación, nos metemos en la cama a descansar para ahorrar energía y poder solucionar el sistema dañado).
  • El tiempo biológico de curación del tejido (por ejemplo lo que tardaba Djokovic en recuperarse tras un partido) aumenta si alguna parte del sistema nervioso autónomo tiene algún problema.
  • Un problema visceral leve (la víscera no está funcionando al 100% sino tal vez al 85-90%) no es un peligro para la vida pero puede generarnos dolores musculares y una predisposición a lesionarnos.
  • La dieta saludable es de los pilares más importantes para un deportista junto con una buena pauta de sueño. “El ejercicio y el sueño son como el matrimonio que nunca discute. Se complementan entre sí. (…) Hacer ejercicio te permite dormir mejor; dormir bien te permite ejercitarte a un nivel óptimo.”
  • Factores bio-psico-sociales como las amistades y las familias son muy importantes para los deportistas, o para cualquier persona en general. Si algo de este factor va mal, el rendimiento general del cuerpo baja considerablemente y al contrario. “Las personas que te acompañan son lo que eres.”

Toda persona que tenga dolor muscular recurrente debe conocer que hay otra manera de optimizar su salud porque, aunque nosotros quizá no seamos los próximos número 1 en el tenis, merecemos estar sin dolor y tener la capacidad de hacer y disfrutar todo lo que nos gusta para poder alcanzar las metas y límites que nos propongamos.

¿Quién puede evaluarme de esta forma?

Cuando leí este libro me sentí muy emocionado y me encantó ver la descripción en primera persona de cómo el propio paciente que acude a consulta vive todos los síntomas diariamente. Les busca una explicación, no consigue saber qué es lo que le pasa y se pregunta por qué le ocurre eso a él y no a otras personas de su entorno que hacen actividades parecidas. Todos nos hemos sentido así y, por suerte, yo pude formarme en maneras de evaluar el sistema nervioso autónomo y como poder tratarlo desde la terapia manual y física. 

¿Cuándo se nota la mejoría?

Si la zona a tratar es diagnosticada con precisión la mejoría es inmediata. Novak Djokovic cuenta en “Los secretos de un ganador” que notó una mejora significativa al día siguiente de no tomar gluten.

¿Este tipo de tratamiento es doloroso?

No es nada que supere una molestia que va mejorando a medida que se trata hasta no doler.

Entonces, ¿el deporte no genera dolor?

El deporte, y más a nivel fuera de profesional, nunca genera ni generará dolor. Hacer el deporte que nos gusta siempre es saludable. Es responsabilidad de todos los sanitarios ponernos en el lugar del paciente y asumir que a nadie le guste dejar lo que le apasiona. Está claro que un paciente con un daño articular muy grande no puede dedicarse al deporte profesional de la noche a la mañana, no obstante, sí puede hacer un progreso paulatino. 

Esta web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies